Nuestro Museo

palau-2El Museo de Mujeres es un proyecto independiente sin fines de lucro de Lucero Gonzalez, iniciativa que realiza al recibir un premio de la "Sociedad Mexicana Pro Derechos de la Mujer A.C. Semillas," por su trayectoria y liderazgo en la construcción de Semillas. Dicho Fondo feminista está dedicado a financiar proyectos de mujeres para el cambio social desde una perspectiva de los Derechos Humanos.

La misión: Hacer la memoria de las Mujeres Mexicanas en Artes Visuales a partir del siglo XX.

La visión: Ampliar el horizonte sobre las diferentes expresiones de las creadoras en México y promover la reflexión y el dialogo sobre el arte tendiendo puentes con iniciativas en otras partes del mundo.

Principios: Reconocer el valor y las aportaciones en la construcción de la diversidad cultural y el respeto por las personas sin discriminación de cualquier tipo: edad, religión, preferencia sexual, raza o clase social.

El Consejo Consultivo de MUMA está conformado por:

Ana Quiróz _ Artista Visual
Angélica Abelleyra   Periodista
Grace Quintanilla   Videoasta
Helen Escobedo   Artista Visual
Karen Cordero   Historiadora de Arte
Lorena Wolffer   Performance
Lucero González   Fotógrafa y Videoasta
Magali Lara   Pintora
Marta Palau   Artista Visual
Mónica Mayer   Performance
Pilar García   Historiadora de Arte y Curadora
Sylvia Navarrete     Crítica e Investigadora de Arte

Nuestro Museo
Karen Cordero

nuestomuseo ojo

¿Porqué un museo de mujeres? ¿Y porqué especializado en mujeres artistas mexicanas?  En esta época donde podría parecer que están “superados” los debates y las reivindicaciones feministas que iniciaron en los años sesenta, nos encontramos con el peligro de “volver a inventar la rueda”, si no conocemos lo que se ha hecho, y las maneras en que se imbrican las vivencias cotidianas, corporales y creativas de las mujeres.

El reconocimiento del papel de mujeres artistas en la historia del arte y su distintiva y vigorosa presencia en la escena artística contemporánea, así como las acciones, reflexiones y construcciones narrativas, teóricas y plásticas que estos procesos han desatado, han transformado el contenido, los modos de interpretación y las categorías de análisis y definición en el campo de la plástica.  Asimismo, siguen dando fruto a nuevas iniciativas, y provocando relecturas y resignificaciones del pasado desde la perspectiva de género, cuestionando la construcción binaria de la diferencia sexual, y explorando  y manifestando las consecuencias de su desmontaje.

El feminismo, motor indiscutible en este proceso, ha ido cambiando y ampliando sus vertientes y propuestas a lo largo de este periodo; no se trata de una postura única ni dogmática sino de una gama de estrategias para la reconfiguración de las relaciones de género y poder en diversos ámbitos y niveles.  Con respecto al arte y su historia, ha pasado de la ampliación del canon, al desarrollo de nuevos métodos y categorías de análisis del arte a partir de una atención al papel del género en su creación y recepción, y luego a la experimentación con nuevos modos de escritura e inscripción de significados desde la perspectiva de la diferencia y a partir del borramiento de la conceptuación dicotómica de la subjetividad y la objetividad.

El arte es una zona privilegiada para la reflexión sobre estos temas, ya que su percepción nos involucra en un tránsito entre la representación que intenta ser objetiva y la vivencia subjetiva, en un proceso conceptual y sensorial en el que las definiciones dicotómicas de género se suspenden momentáneamente, ante un proceso de imbricación de conciencias que parte del cuerpo y los sentidos.         

Los textos escritos y la museología manejan los recursos de ordenamiento y yuxtaposición conceptual y espacial, para dotar estas experiencias de un significado más preciso, por medio de la articulación intencionada, pero a la vez abren espacios de reflexión, interpretación y reconstrucción personal de narrativas y categorías convencionales, desde el cuerpo y conciencia de cada espectador, en un diálogo fluido con sus horizontes de expectativa tanto en lo personal como lo social.

Sin embargo, en México, hasta el momento, los recursos para conocer la historia de las incursiones feministas en el arte, en términos de teoría, de acción y de sus consecuencias para la creación e interpretación, han sido escasas y fragmentarias.  Asimismo, aunque han existido algunas iniciativas de museos virtuales que incluyen mujeres artistas mexicanas, ninguna se ha caracterizado por una conceptuación integral, que incluye documentación visual y verbal, aunado a herramientas interpretativas como son la exposición y el ensayo teórico.  Es en este contexto que MUMA, Museo de Mujeres Artistas Mexicanas, busca proveer a sus usuarios de herramientas visuales, textuales e interactivas para conocer y navegar en este campo histórico y actual,  proporcionando acceso a documentación sobre obra, escritos y exposiciones, junto con la posibilidad de presenciar diferentes construcciones museales virtuales de las relaciones posibles entre estos elementos.   De esta manera, busca motivar un diálogo más amplio y fructífero sobre el tema de arte y género en México, enriqueciendo sus componentes con otros referentes plásticos y verbales, y estableciendo vínculos con otros sitios relacionados con el tema.